miércoles, 23 de marzo de 2016

Las venus de Matisse

Matisse concibió en Niza estas dos estatuillas en bronce. Son representaciones de Venus, diosa de la belleza, del amor y de la fertilidad. Aparece sentada sobre la concha, símbolo que rememora su nacimiento entre las aguas.

Se corresponden a su etapa de madurez: de plenitud artística y reconocimiento internacional, por un lado; de conformismo artístico (no lo digo yo, más bien las lenguas viperinas de la época y algunos críticos avezados). Años en los que se gestaría el mural para la Fundación Barnes, la Gran Depresión asolaba la economía occidental, la España monárquica se dormiría para levantarse republicana, Juan Gris había muerto en el 27, los surrealistas "gobernaban" París (los ismos se sucederían rápidamente), la Bauhaus afrontaba el gran reto de superar la distancia entre arte y artesanía de la mano de los mejores: Kandinsky, Klee, Gropius... El nazismo en auge, claro está, consideraría su arte como degenerado. En cine, Buñuel, Dalí, y su L'Age d'Or. Picasso gana en 1930 el premio internacional Carnegie de Pittsburgh (Matisse, que formaba parte del jurado, lo había ganado un año antes).

Las estatuillas de Matisse nos ganan por su sencillez. La influencia del arte primitivo es patente, y rápidamente pensamos en las venus paleolíticas, y rememoramos el impulso originario que alumbró a aquellos primeros artesanos a modelar sus formas, con fines desconocidos hoy en día para nosotros.

Tampoco debe escapársenos de estas esculturas de Matisse es que las formas esbeltas con las que representa a la diosa, extremadamente manieristas y erectas, otorgan espiritualidad (por la prevalencia de lo vertical sobre lo horizontal) pero al mismo tiempo lo convierten en un símbolo fálico.


Vénus à la coquille I (1930)
Vénus à la coquille I (1930)
Minneapolis Institute of Art

Vénus à la coquille II (1932)
Vénus à la coquille II (1932)
Colección privada


6 comentarios :

  1. Desconocía por completo que Matisse tuviese también obra escultórica. Es muy interesante, también por esa verticalidad y casi hacer de Venus un símbolo fálico (lo cual no tendría por qué ser algo tan contradictorio, después de todo). Gracias por mostrarme una faceta desconocida de un autor al que admito muchísimo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues su obra escultórica la encontré por casualidad, precisamente cuando leía un artículo sobre otro escultor francés, James Pradier, al que dedicaré una entrada en breve.

      Eliminar
  2. Será interesante conocer la vida y obras de Pradier, cuya magnífica "Safo" destaca en la planta baja del Museo d'Orsay en París.
    El que fué nuestro insigne paisano MORENO CARBONERO, conservó en su palacete de Málaga un bronce sobre la atormentada figura de la musa antes de decidir su suicidio (si me permite, le invito a ver dichas imágenes en /Los bronces del Gabinete/ de la pág. miscelaneaspintura19.blogspot.com.es)

    Es un placer coincidir con Ud. en gustos estéticos y temas, que enriquecerán el acerbo cultural de cuantos siguen este blog divulgativo.

    Gracias y felicidades una vez más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He visitado su magnífica entrada, que enlazo aquí para mayor comodidad, invitando a los lectores a darse una vuelta por su sitio.

      Saludos

      Eliminar
    2. Muchísimas gracias don Enrique. Esto de los enlaces es un aspecto de la ingeniería informática que -como ya le insinué en otro comentario- no domino en absoluto. Mi generación es la de pluma y tinta primero, después el bolígrafo y la Olivetti, y ahora -si no hubiera sido por la colaboración técnica del menor de mis hijos- me hubiera quedado irremisiblemente aparcado y aislado en el entorno artístico en el que desde joven me he movido.

      Los enlaces que Ud. tan amablemente ha efectuado con mi trabajo, favorecen con la difusión que propician, el fin último que me propuse: intentar poner algo de orden en la Historia de nuestra Pintura Malagueña de los dos últimos siglos.

      Siempre en deuda con su inestimable colaboración, le saludo atentísimamente.
      g. de amarante

      Eliminar
    3. Creo que se lo escuché a uno de Les Luthiers, el conocido grupo de humor argentino, decir una vez algo así como que lo importante no era saber, sino tener el teléfono de uno que sabe.

      Saludos ;)

      Eliminar